SOPA BÁSICA DE ZANAHORIA

Si bien no hace mucho frío todavía, está suficientemente fresco como para ya pensar en qué bufanda me llevo y, cuando salgo a la calle, me arrepiento si no tomé mate antes de salir, o no tengo un café en la mano. Y en esos momentos, al pensar en qué voy a hacer de cenar, siempre me da antojo de sopa.

Lamentablemente, mis antojos nunca son de fácil resolución. Si bien me encantaría hervir una pava, echar un sobrecito en una taza y dar por terminado el asunto, hace ya años que tengo una creciente desconfianza de todos esos brebajes misteriosos que, sin importar lo que indique el paquete, para mí siempre huelen a arvejas. Así que suspiré tristemente, y, como tantísimas veces ya, fui al cajón de verduras en búsqueda de una sopa en potencia.

Mis sopas preferidas son las cremosas y livianas, pero sin crema o manteca, y acompañadas siempre de pan tostado. En este caso, la sopa es súper sencilla y rápida, y fácilmente podría hacerse con una variedad de verduras.

Sopa básica de zanahoria

[idea ligeramente adaptada de 101 cookbooks]

Ingredientes

  • 750g de zanahorias [aprox.]
  • 3.5 tazas de caldo de verduras [la cantidad de cubitos dependerá de cada marca]
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva, más para servir
  • jugo de medio limón
  • semillas de sésamo tostadas
  • sal marina fina

Preparación

Pelar y picar la cebolla; no hace falta que sea muy chico. Pelar el diente de ajo, y cortarlo por la mitad. Quitar los dos extremos de las zanahorias, pelarlas [o lavarlas y fregarlas bien], y cortarlas en rodajas parejas, para que todo quede más o menos del mismo tamaño.

Calentar una olla mediana a fuego alto con las dos cucharadas de aceite. Cuando el aceite esté caliente, agregar las cebollas y el ajo, y saltear hasta que la cebolla comience a estar translúcida. Agregar las zanahorias, revolver, y saltear 5 minutos más.

Bajar el fuego a medio y agregar el caldo. Dejar cocinar sin tapar hasta que las zanahorias estén tiernas pero que no se desarmen, más o menos 25 minutos.

Apagar el fuego y dejar enfriar varios minutos.

Pasar todo a una licuadora [o a un bol de minipimer], agregar el limón y licuar todo hasta que quede suave y uniforme. Probar y corregir la sal a gusto. Si está demasiado espesa para su gusto, agregar un poco de agua caliente o caldo [ojo si agregan caldo, que no quede muy salado!].

Calentar la sopa nuevamente, para servir en boles individuales. A cada bol agregarle un chorrito de aceite de oliva y espolvorear las semillas de sésamo. Acompañar con pan tostado.

Anuncios

Categorías:Hortalizas y hojas

Etiquetado como:,,,

1 respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: