champignones chiarello

LOS MEJORES CHAMPIGNONES SALTEADOS

Desde chica soy absolutamente fanática de los champignones. Tan así, que en tercer grado no le respondí a mi maestra que mi comida preferida era milanesa con papas fritas, o panchos, o similar, sino vol au vent de champignones, lo cual resultó en un incómodo momento de tener que explicarle a toda la clase lo que eso era, y que en días subsiguientes mis tuppers fueran mirados con mucha atención por todas mis compañeritas…

Creo que eso dice todo lo que hay para decir de la cultura y obsesión gastronómica de mi familia.

Me encantan los champignones crudos, salteados, asados, rellenos y es por eso que es tan terrible confesar que recién hace un mes y algo, cuando hice por  primera vez la receta de Michael Chiarello [de Top Chef Masters] que paso abajo, me di cuenta que toda la vida los cociné [y comí] mal…

Obviamente, lo primero que hice, en un rapto de emoción, fue pasar la receta a varios conocidos, diciéndoles que era LA clave para hacer champignones. Previsiblemente, como tantas veces pasa, resulta que todos sabían menos yo. Y a nadie se le había ocurrido avisarme.

Más allá de la condimentación [que puede incluirse, cambiarse u omitirse], lo importante de esta receta es el método de cocción y el toque de limón, que es lo que separa a estos champignones del burdo montón.

NOTA: La receta original duplica las cantidades que muestro acá.

Champignones salteados

[receta de Michael Chiarello]

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 400g de champignones blancos
  • 1.5 cucharadas de manteca
  • sal marina fina
  • 1 diente chico de ajo picado
  • 1 cucharaditas de tomillo fresco picado
  • 1 cucharadas de jugo de limón
  • 1/4 taza de vino blanco
  • 1 cucharadita de perejil picado


Preparación

Calentar el aceite en una sartén mediana a fuego alto. Agregar los champignones apoyando las tapitas sobre la sartén, y no moverlos ni revolver hasta que no esté bien dorada la parte de abajo [moverlos antes va a causar que larguen agua, y no van a dorarse]. Cuando las tapas estén color caramelo, revolver y continuar la cocción por 5 minutos.

Agregar la manteca y cocinar revolviendo, hasta que todos los champignones se doren bien.

Agregar sal a gusto y el ajo picado, y saltear dos minutos más. Por último, agregar el tomillo, vino blanco y jugo de limón, y cocinar hasta que se evapore el líquido, evitando que se quemen.

Retirar del fuego y servir con el perejil.

Anuncios

Categorías:Hongos

Etiquetado como:, , , ,

4 respuestas »

  1. Yummy, yummy, yummy I’ve got to try this.
    Como acá en Alemania empezó la temporada de las parillas y los alemanes no solo comen carne y ensalada pero Antipasti y cosas asi, voy a probar este receta muy pronto. A mi me encantan los champignones salteados y este receta suena buenissimo.
    Bueno, les voy a comentar come me fue 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: