RISOTTO DE CEBADA AL LIMÓN

Me encanta el arroz. Tengo al menos 3 tipos distintos de arroz [¡que compro en 3 lugares distintos!], como stock permanente en mi alacena y, a lo Bubba de Forrest Gump, se me ocurren miles de preparaciones con arroz y me gustan todas.

Todo esto, y sin embargo… El risotto no lo hago con arroz; lo hago con cebada perlada. Qué sé yo, son cosas que pasan.

Esto no quiere decir que no me guste el arroz arborio, de ninguna manera, dado que lo uso siempre para el  arroz con leche. Lo que pasa es que descubrí que la cebada ayuda a alivianar un poco este plato, pero manteniéndolo con la contundencia que se necesita para las noches invernales, después de la oficina. Y, al menos acá en Buenos Aires, cuesta muchísimo menos que el arroz y es súper nutritiva, lo cual no es menor.

En cuanto al toque del limón… Puede que cueste acostumbrarse al sabor si nunca lo probaron, y se puede omitir, pero realmente recomendaría que no lo hicieran; vale la pena.

NOTA: Se puede hacer esta receta con arroz. Simplemente hay que omitir el queso blanco, ya que el arroz arborio es suficientemente cremoso.

Risotto de cebada al limón

[adaptado de 101 cookbooks]

Ingredientes – para 4 personas

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla, pelada y picada
  • 2 echalottes picadas
  • 2 dientes de ajo pelados y cortados por la mitad
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 2 tazas de cebada perlada
  • 1 taza de buen vino blanco
  • 6 tazas de caldo de verdura
  • ralladura de 3 limones chicos
  • 1/4 taza de parmesano [o similar] rallado, y más para servir
  • 1/2 taza de queso blanco
  • 3 puñados de espinaca, acelga o rúcula, cortada chica

Preparación

Calentar el aceite en una olla grande [y preferentemente, pesada], a fuego medio. Agregar cebolla, ajo y echalottes y saltear 3-4 minutos, hasta que las cebollas estén volviéndose translúcidas.

Agregar la cebada y revolver bien [va a estar un poco brillosa], y luego sumar el vino, dejando que se absorba unos 3 a 4 minutos.

Bajar un poco el fuego, y agregar 1.5 tazas del caldo, revolviendo bien. Esperar a que la cebada absorba parte del líquido antes de agregar más caldo. Para saber cuándo agregar, pasar una cuchara de madera por el medio de la olla, raspando la base: si la cebada se junta rápidamente, esperar un poquito más; si queda el surco, agregar más caldo. Ir agregando el caldo de a poco, revolviendo bien el fondo cada tanto para que no se quemen los granos; son más o menos 40 minutos en total.

Probar la cebada y, si está bien tierna [ojo que no es tan tierna como el arroz], retirar la olla del fuego. Agregar el queso blanco, parmesano y la ralladura de limón. Corregir la sal o el limón, a gusto. Por último, sumar las hojas, revolviendo bien.

Servir con parmesano arriba.

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

tomates rellenosTomates rellenos asados

pizzetas de cebolla y chipotlePizzetas varias

Anuncios

Categorías:Granos, cereales y legumbres, Hortalizas y hojas, Huevos, lacteos y tofu

Etiquetado como:,,,

3 respuestas »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: