tomates rellenos

TOMATES RELLENOS ASADOS

Más allá de las salsas, el tomate nunca entró en mi lista de favoritos, más que nada por la textura en crudo. Por alguna razón, le encuentro algún rasgo gelatinoso que, de sólo pensar que hay gente que los come como manzanas, hace que se me ericen todos los pelos de la nuca.

Por tanto, los únicos tomates bienvenidos en mis ensaladas eran los cherry, que son casi todo agua y no molestan a nadie, y todos sus otros familiares habían quedado relegados únicamente a la olla para curries y salsas. Hasta que…

En una de las cenas en casa, en las cuales me lanzo al vacío haciendo muchos platitos que nunca hice antes para amigos que no le temen al fracaso, decidí intentar estos tomates asados que había visto, pero adaptados para horno en vez de a la parrilla ¿Y por qué no? Eran súper sencillos, no requerían mucha atención, y las fotos se veían realmente tentadoras.

Los resultados: el sabor del tomate concentrado, dulzón, contrastando con lo saladito del relleno con hierbas y una consistencia más que amigable para poder aplastar en un pan con ajo, con un poco de aceite…

Conclusión: los tomates redondos han encontrado un nuevo nicho en mi cocina. Y están para quedarse.

Tomates rellenos asados

[adaptada de The Wednesday Chef]

Ingredientes – para 4 o 5 personas como entrada

  • 1 kg de tomates redondos chicos o medianos
  • 2 tazas de pan rallado [no condimentado]
  • 2.5 cucharadas de hierbas frescas picadas: romero, tomillo, perejil, orégano, salvia, etc
  • 1 taza de aceite de oliva, y más para servir
  • sal fina
  • pimienta

Preparación

Calentar el horno a fuego medio.

Lavar bien los tomates, y cortarlos por la mitad. Con una cuchara, vaciarlos, sacándole bien las semillas y el jugo. Secarlos un poco con un papel, y ponerlos en una asadera rociada con spray vegetal, con la parte cortada para arriba. Espolvorearlos muy ligeramente con sal.

En un bol mediano, mezclar el pan rallado con la taza de aceite de oliva, las hierbas, y un poco de sal y pimienta [a gusto]. El pan rallado va a quedar completamente húmedo pero no líquido, y pueden ajustar la textura a gusto. Rellenar los tomates con la mezcla, más o menos hasta la mitad o 3/4, para que no rebalsen una vez cocidos.

Pasarlos al horno al estante más cercano al piso y dejarlos cocinar, bajando un poquito la temperatura. Dejar en el horno hasta que los tomates estén caramelizados y oscuros por debajo y que casi se desarmen al pincharlos, más o menos 1.25 a 1.5 hs [puede extenderse dependiendo del tamaño de los tomates]. Es importante ir chequeando cada tanto. Si el horno no es parejo [:(] pasarlos también a la parrila para que se dore el pan rallado.

Cuando estén listos, retirar con cuidado. Se pueden servir:

  • Solos, con un poquito de aceite de oliva arriba
  • En bruschetta:  colocar un par de tomates con el relleno para abajo en un pan tostado frotado con ajo. Aplastar bien con un tenedor, y rociar con aceite de oliva ¿Y, quizás, terminar con un huevo poché?

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

Milanesas de berenjena

Ketchup casero

Anuncios

Categorías:Uncategorized

Etiquetado como:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: