POLENTITAS CROCANTES CON ALBAHACA

Esta receta casi no hay ni que pasarla, porque es tan pero tan fácil… Pero lo voy a hacer porque es una buena forma de darle un poco de glamour a la polenta que sobra [en esos momentos en que sólo quedan sobras, hambre y pocas ganas de pensar], o de servir unas tapas  para variar un poco una picada. Y porque aparte estoy con ganas de pasar unas recetas más complicadas, así que al menos compenso con ésta.

Hice estas polentitas el otro día con una salsita de albahaca, pero realmente podría haberlas acompañado con otras salsas: de tomate, curry, otras hierbas, queso gratinado y más.

Lo que sí aclaro es que es importante partir de una base de una polenta firme, con poca o sin manteca y que no esté hecha sólo con leche, para que no se desarmen las polentitas en la sartén.

Polentitas crocantes con albahaca

Ingredientes

Para la polenta:

  • 2 tazas de leche descremada
  • 2 tazas de agua
  • 1 1/2 tazas de polenta instantánea
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1/4 taza de queso parmesano o similar, rallado [opcional]
  • 1/4 taza de aceite de oliva o 4 cucharadas de manteca para saltear

Para la salsa

  • 1 planta de albahaca
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • sal fina
  • pimienta
  • semillas de zapallo [opcional]

Para hacer la polenta: Calentar la leche y agua en una ollita hasta que casi rompa hervor, agregar la sal e incorporar la polenta en forma de lluvia, revolviendo constantemente. Bajar el fuego y dejar cocinar hasta que se espese bien [unos minutos, en general]. Agregar el queso, revolver, y sacar del fuego.

Esparcir toda la mezcla en una asadera rociada con spray vegetal, desparramando con espátula para que quede de 1cm de espesor, más o menos. Dejar enfriar en la heladera hasta que esté bien firme [de 1.5hs a una noche entera]. Cuando ya esté lista, cortar en la misma asadera en triángulos o la forma que se quiera.

Calentar una sartén con parte de la manteca [preferible] y agregar las polentitas que entren, sin que estén encimadas. Cocinar hasta que se doren bien en la parte de abajo, dar vuelta y hacer lo mismo. Pasarlas a papel absorbente, y repetir lo mismo con las restantes.

Para la salsa: en un mortero [o minipimer si no tienen] agregar las semillas de zapallo, la sal, pimienta, y las hojas de albahaca con dos cucharadas del aceite. Pisar bien hasta que las hojas se desarmen y se unan al aceite. Agregar el aceite restante, pisar un poco más, y servir con las polentitas.

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

Quesadillas de ciudad de Mexico

Milanesas de berenjenas

Anuncios

Categorías:Granos, cereales y legumbres, Harinas, pastas y horneados

Etiquetado como:,,,

2 respuestas »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: