Curry papa y batata

TERMINANDO EL SILENCIO CON UN CURRY

¿Qué tal, tanto tiempo? ¿Cómo los trata la vida?

Acá en Singapur las cosas han estado moviditas: monzón, nube tóxica, nuevo wok, vacaciones mochileras y muchos viajes en subte, y sin querer se me pasaron los días, las semanas y los meses sin compartir una receta, ni una mísera verdurita. Pero la cocina no estuvo cerrada, no señor. Cantidad de platos dignos e- indignos- han pasado por nuestras hornallas, y tengo fotos y manchas en las paredes para demostrarlo.

Cuando llegamos a Asia comencé a cocinar mucho más occidental, dado que acá todo lo indio, thai, chino, etc. se consigue tan fácil y mucho mejor, y no creía que valiera la pena. Así que fueron muchas semanas de pasta, ensaladas y quesos varios, hasta que este domingo decidí tirar la chancleta, tragarme el orgullo y volver a cocinar de todo, por más que no fuera tan auténtico como lo que consigo en la calle.

Enfilé para Little India, sin recordar que era domingo y por tanto el día más caótico de la semana para ir a la zona… Recibí varios codazos y pisotones [casi uno por producto que compré] pero finalmente pude volver a casa con los preciadísimos condimentos y una receta muy clara en mente.

Este curry surgió de mis ganas de comer algo con batata y leche de coco, así que adapté libremente una receta de curry de pollo [MUY libremente]. Les recomiendo encarecidamente que si tienen alguna forma de conseguir papadums [secos, hechos, lo que sea], los consigan para acompañar el plato, porque el crocante realmente va muy bien con lo cremoso y picante del curry. Y si no, quizás una galleta de sémola podría andar…

Curry de papa y batata

[bastante adaptado de Tyler Florence]

Ingredientes – para 3-4 personas

Para el polvo de curry:

  • 1 cda de coriandro molido
  • 1/2 cda de semillas de comino
  • 1/2 cda de coriandro entero
  • 1/2 cda de granos de pimienta enteros
  • 1/2 cdita de semillas de mostaza
  • 1/4 cdita de clavo de olor entero
  • 1/2 cdita de ají molido, o a gusto
  • 1 cda de cúrcuma

Para el plato:

  • 1 y 1/2 cdas de ghee o aceite de coco, para los veganos
  • 1 cebolla mediana, pelada y picada
  • un cubito de 1 y 1/2 cm de jengibre fresco, pelado y picado
  • 2 dientes de ajo pelados y picados fino [o un diente de ajo y un brote de ajo]
  • 1 cda de extracto de tomate
  • 1 cda de polvo de curry [receta arriba]
  • 1/2 rama de canela
  • 1 chili fresco chico, picado [o cantidad a gusto]
  • sal y pimienta
  • 1 lata de leche de coco entera y sin endulzar
  • 1 taza de caldo de verdura [si es casero, mejor – ver otra variante abajo de todo]
  • 1 puñado de tomatitos cherry, picados grueso
  • 1 batata grande, pelada y cortada en cubos de 1 cm, más o menos
  • 250g de papa blanca cortada en cubos de 1 cm [usé papines sin pelar, pero imagino que cualquier papa iría bien, y pueden pelarla si prefieren]
  • jugo de un limón
  • puñado de cilantro fresco

Preparación

Para el polvo de curry: tostar todas las especias juntas en una sartén a fuego suave hasta que estén bien aromáticas, revolviendo. Retirar del fuego y moler con un molinillo o un mortero.

A fuego medio, calentar en una sartén el ghee o aceite de coco. Agregar jengibre, cebolla, ajo y saltear revolviendo, unos 12-15 minutos hasta que estén bien tiernos. Agregar el extracto de tomate, polvo de curry, rama de canela, chili fresco, leche de coco y caldo y mezclar bien. Salpimentar un poco. Dejar a fuego suave hasta que la salsa se reduzca y tome más consistencia, entre 15 y 20 minutos.

Agregar las batatas y papa, tomates y el jugo de limón y seguir cocinando a fuego suave hasta que las verduras estén tiernas, más o menos 15 minutos. Cuidar que no se espese demasiado la salsa, e ir agregando chorritos de agua si es necesario.

Retirar del fuego y condimentar con más sal, pimienta o limón si fuera necesario.

Servir acompañado de arroz de grano largo, espolvoreando con cilantro, y papadums, si hay.

Y de yapa:

Otra opción para caldo casero: ir acumulando todas las sobras y cáscaras de verduras y hierbas de lo que vienen usando [nada que esté marchitándose ni que no comerían normalmente], en un tupper en el freezer. Cuando quieran caldo, sacar las verduras y ponerlas en una olla grande, cubriéndolas de agua. Agregar sal a gusto, algunos granos de pimienta y una o dos hojas de laurel. Cocinar a fuego muy suave por hora, hora y media, luego dejar enfriar y colar, escurriendo bien las verduras para que salga todo el caldo. Es económico, sano y muchísimo más rico que un cubito de sopa comprado.

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

punjabi cholaPunjabi chola

Koftas Manjula y arroz al vapor 2Koftas

Anuncios

Categorías:Hortalizas y hojas

Etiquetado como:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: