CROQUETAS DE REMOLACHA Y QUESO DE CABRA CON ACEITE DE ALBAHACA

Necesitábamos un toque de color, ¿verdad?

No hay mucho para decir sobre esta receta, más que “queso de cabra” y “crocante”. Creo que esas palabras solas transmiten la esencia y brillantez de estas croquetas, y es todo el argumento que necesitan para hacerlas. Al menos fue suficiente para mí cuando las vi en el menú de un restaurante, que ni me gasté en buscar una receta.

Esta vez lo mantuvimos muy, muy sencillito, sin siquiera cocinar la remolacha ni condimentar demasiado la preparación, porque cuando las cosas son tan ricas naturalmente, ¿para qué complicarlas? Sólo le agregué un aceite de albahaca y un poco de broccolini de acompañamiento para que el plato no quedara todo violeta :), pero se me ocurre que podrían llevar un poco de ralladura de limón o pimienta molida gruesa para la próxima vez.

Sí aconsejo dejar enfriar bien la masa antes de darles forma, porque al llevar queso blando corren el riesgo de desarmarse.

Croquetas de remolacha y queso de cabra

Ingredientes – para 15 croquetas chicas, pero puede variar según tamaño

Para el aceite de albahaca:

  • 2 puñados de albahaca fresca
  • jugo de medio limón
  • 3/4 taza de aceite de oliva

Para las croquetas:

  • 500g de queso de cabra fresco, tipo cabrauntar
  • 1 remolacha grande, pelada
  • 2 huevos grandes
  • 3 tazas de pan rallado o panko
  • aceite neutro para freír

Hagan el aceite, procesando todos los ingredientes hasta que queden bien incorporados. Reservar en la heladera.

Rallar en un bol chico la remolacha, en rallador fino para que se incorpore bien. Apretar en un colador un poco para sacarle líquido, y que queden croquetas más estructuradas. Pasar a un bol más grande y mezclar con el queso de cabra, desmenuzándolo bien y dejando una mezcla homogénea.

Cubrir y llevar a la heladera por no menos de hora y media.

Dar forma a las croquetas para que queden parejas: yo las hice tamaño de una cucharada grande, y enfriarlas 20 minutos más.

Mientras tanto, batir los dos huevos en un bol chico, y poner el panko o pan rallado en otro bol.

Pasar cada croqueta primero por huevo y luego por pan rallado, dos veces cada una para darle una buena capa protectora y que no se desarmen en el aceite. Agreguen más huevo o pan rallado si necesitan.

Calentar el aceite a fuego medio-alto, y testear con un poquito de pan rallado hasta que salgan pequeñas burbujitas. Esto va a ayudar a que las croquetas no absorban demasiado aceite ni se desmenucen. Ir friendo de a tandas, más o menos 2 minutos por lado, hasta que se doren, y dar vuelta. Dejar secar en un plato con papel absorbente, y servir acompañando de aceite y alguna ensalada fresca, o con otras tapas.

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

latkes remolachaLatkes de zanahoria y remolacha

pastel acelga3Pastelitos de acelga y hierbas

Anuncios

Categorías:Hortalizas y hojas, Huevos, lacteos y tofu

Etiquetado como:,

6 respuestas »

    • Hola, es mi foto, en mi plato, y con mi mordisco, de hecho :). Si la has visto en otro blog, te agradecería que me avisaras, dado que la saqué yo.
      Gracias y saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: