PLATO TECHNICOLOR: RISOTTO DE REMOLACHA Y BOCADITOS DE ARVEJAS

Hay platos que son de perfil bajo y se esconden en rinconcitos de la mesa con colores neutros y sabores agradables y suavecitos, que no serán recordados ni ofenderán a nadie. Y hay otros que entran con paso fuerte, pateando sillas y demandando atención. Este risotto pertenece al segundo grupo y entra como Jessica Rabbit, bamboleándose con su vestido rojo e intrigante aspecto exótico.

La idea viene de un amigo que nos lo sirvió una vez en su casa y era tan pero tan rico y colorido, que a los dos días ya estaba replicándolo en casa. Es más, en cualquier momento va a desterrar al favorito local que ha reinado por años.

¿Los argumentos a favor? Primero, el color. Y qué color. Rojo intenso que si lo acompañamos con algo verde u otro color contrastante hace que nuestro plato cambie como cuando Dorothy llegó a Oz.  Segundo, el sabor. La remolacha le da un toque dulzón que lo hace más satisfactorio que un mero plato de arroz, y se lleva de las mil maravillas con un poquito de queso y horseradish. Tercero, usa una sola olla, así que no quedamos con la pileta rebalsante de platos manchados de violeta.

Siempre que hago risotto me gusta acompañarlo de bocaditos que den un toque crocante y menos empalagoso para completar el plato, así que en este caso hice unos mini panquequitos de arvejas verde brillante, que se hacen en tres patadas. Otras ideas serían hojas de rúcula con un toque de aceto, bocaditos de coliflor o brócoli, o inclusive espárragos salteados.

MUSICALIZANDO ESTE PLATO: En honor a Jessica Rabbit, va una lista Girl Power de Una que Sepamos todos siguiendo este link.

Risotto de remolacha

Ingredientes – para 4 personas

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla, pelada y picada
  • 2 echalottes picadas
  • 2 dientes de ajo pelados y cortados por la mitad
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 2 tazas de arroz de grano corto [arborio o carnaroli son los clásicos, pero yo usé el de sushi, que es un poco más barato, sin ningún problema
  • 1 taza de buen vino tinto
  • 6 tazas de caldo de verdura
  • tres remolachas medianas peladas
  • 1/4 taza de parmesano [o similar] rallado, y más para servir – opcional [si no, simplemente aumenten un poco la sal]
  • 1 cucharadita de horseradish o polvito de wasabi, opcional
  • brotes para terminar
  • pimienta

Preparación

hirviendo remolachasHervir las remolachas en agua caliente con un toque de sal hasta que estén apenas tiernas, porque van a seguir cocinándose en el risotto. Colar y dejar enfriar. Después pelar y cubetearcortando remolachas; yo corté más bien chico, pero pueden manejar el tamaño como gusten.

salteando echalottes risottoCalentar el aceite en una olla grande [y preferentemente, pesada], a fuego medio. Agregar cebolla, ajo y echalottes y saltear 3-4 minutos, hasta que las cebollas estén volviéndose translúcidas.

Agregar el arroz y revolver bien [va a tornarse un poco brilloso], y luego sumar el vino, dejando que se absorba unos 3 a 4 minutos.

Bajar un poco el fuego, y agregar 1.5 tazas del caldo y las remolachas, revolviendo bien. Esperar a que el arroz absorba parte del líquido antes de agregar más caldo. Para saber cuándo agregar, pasar una cuchara de madera por el medio de la olla, raspando la base: si el arroz se junta rápidamente, esperar un poquito más; si queda el surco, agregar más caldo. cocinando risottoIr agregando el caldo de a poco, revolviendo bien el fondo cada tanto para que no se quemen los granos; son más o menos 40 minutos en total.

Probar el arroz y, si está bien tierno, retirar la olla del fuego. Agregar el queso parmesano si lo usan y mezclar. Corregir la sal y pimienta, a gusto. Por último, al servir rallarle rábano, horseradish o espolvorear con un poquito de wasabi, y decorar con brotes.

Bocaditos de arvejas – para 10-12 bocaditos, dependiendo el tamaño [no son veganos]

  • dos tazas de arvejas congeladas [no de lata]
  • media taza de polenta
  • 1 huevo [que pueden sustituir con linaza, o harina de garbanzo y agua, o una papa hervida, pelada y pisada]
  • sal y pimienta
  • un toque de polvo de hornear
  • dos cucharadas de aceite de girasol
  • media cucharadita de ralladura de limón

descongelando arvejasmezcla bocaditos arvejasVolcar las arvejas en un bol mediano y cubrir con agua hirviendo. Dejar reposar 5-10 minutos y colar bien. Volver a llevar al bol con la polenta, , limón, huevo, polvo de hornear y sal y pimienta.

Procesar con mini pimer hasta que se haga una mezcla homogénea; pueden quedar algunos grumo. Chequear la sal.

Calentar una sartén grande a fuego medio con el aceite. cocinando bocaditos arvejasDejar caer la preparación de a cucharadas, y aplastar para que queden de medio centímetro de alto. Cocinar hasta que se dore de abajo y repetir del otro lado. Retirar y servir con el risotto.

Si te gustó esta receta, pueden interesarte:

latkes remolachaLatkes de zanahoria y remolacha

sopa arvejasSopa de arvejas

Anuncios

Categorías:Granos, cereales y legumbres, Hortalizas y hojas, Huevos, lacteos y tofu

Etiquetado como:,,

6 respuestas »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: