caldo de sobras

CÓMO AHORRAR EN LA COCINA COMIENDO MÁS SANO Y RICO

Hoy por hoy, entre los aumentos constantes y precios que varían de cuadra en cuadra, casi todos los que conozco tienen distintos métodos para mantener los gastos en presupuesto [y a esta altura conocimientos de economía que les permitirían liderar un ministerio]. Pueden ser peregrinaciones a remotas verdulerías, compras de a toneladas o aplicaciones en el teléfono, pero los rebusques existen y son muy variados.

En casa, además de los típicos recorridos de compras por el barrio, empezamos a hacer nosotros cosas que normalmente hubiéramos comprado afuera, con sorprendente resultados. Resultaba que el yogurt casero no sólo costaba un cuarto que el comprado, si no que era setecientas veces más rico, cremoso y sano de lo que podía imaginar. Y podíamos hacer caldo sin comprar NADA más que lo que ya teníamos.

Así que acá paso 4 recetas que ya incorporamos a nuestro día a día y que nos generaron tal fanatismo que no creo que las abandonemos: caldo de sobras, yogurt griego, aguas saborizadas y pan casero. Sé que les va a sonar engorroso y que al momento que leyeron “yogurt” pusieron los ojos en blanco y pensaron “esta mina…”, pero créanme que ninguna lleva mucho tiempo activo, dado que en casi todos los casos sólo se necesita tiempo para que se hagan solas las cosas, y las diferencias de calidad son realmente notorias.

caldo de sobras1- Caldo de sobras

Esto comenzó como un experimento para evitar desperdicios, y ahora es casi una religión. La idea es ésta: hacer caldo de verduras casero y muy gustoso con bordecitos, cáscaras y descartes de las verduras que usamos todos los días, y sin invertir un centavo más.

Lo único que tienen que hacer es tener una bolsa limpia o tupper grande en el freezer, y durante la semana van metiendo [previo lavado!] cáscaras de cebolla, puntas de puerro, cabitos de perejil, semillas de tomate, y todo lo que les sobre cuando cocinen, tanto crudo o asado [si no comen las cáscaras de zapallo asado, las pueden congelar sin problemas]. No guarden cosas en mal estado, porque les hará mal, ni nada demasiado invasivo en sabor, como mucho hinojo o un ajo, y sean conscientes que si meten remolacha tendrán caldo rojo, etc.

Una vez que tengan el tupper lleno, vacíenlo en una olla grande y tapen las verduras con agua, un poco de sal, y -opcionales- laurel y granos de pimienta. Hiervan a fuego muy bajo por hora y media, dejen enfriar y después cuelen y descarten las cáscaras y ¡listo! Caldo híper verduroso y súper sano. Pueden mantenerlo congelado y sacarlo cuando lo usen para sopas, guisos, risottos y lo que quieran.

2- Aguas saborizadas

Siguiendo la misma idea del caldo, en vez de comprar aguas saborizadas con esencias, extractos y saborizantes, pueden tener una jarra en la heladera con rodajitas o cascaritas de frutas para tomar algo rico sin preocuparse por azúcares y calorías. Piensen que pueden hacer una bebida súper refrescante con dos rodajas de pepino y una de limón, si la dejan reposar un par de horas, e inclusive pueden experimentar con mezclas de frutas y hierbas [cáscaras de durazno y albahaca!].

yogurt griego3- Yogurt casero – griego y común

Hacer el yogurt casero fue como descubrir el poder de la alquimia en casa: resulta que por el precio un litro de leche y una noche de reposo podés tener un litro de yogurt firme o, con un par de horitas más, medio de un yogurt griego denso y súper cremoso [que sale cuatro veces más]. En casa lo usamos casi como queso crema, pero pueden ajustarlo como más quieran. Dura más o menos una semana en heladera.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche [mejor entera, pero sirve descremada]
  • 1/4 taza de yogurt natural sin azúcar [para la primera vez tendrán que comprarlo, pero luego pueden ir reservando esta cantidad de las tandas que hagan, para hacer las siguientes]
  • 2 cucharadas de azúcar – opcionales
  • van a necesitar un termómetro de cocina, un lienzo o gasa, y un envase de un litro que cierre al vacío

burbujas yoghurtVolcar el litro de leche en una olla mediana, y llevar a fuego medio-bajo con un termómetro. Dejar que la temperatura suba a 82°C y retirar inmediatamente del fuego. Si agregan azúcar, ahora es el momento de incorporarla bien. No retiren el termómetro y dejen que la temperatura baje a 46°C. Agregar el yogurt natural y mezclar muy bien, chequeando que se haya disuelto por completo.

recipiente yoghurtVolcar la preparación en un recipiente con tapa al vacío, y cerrarlo bien. Si su cocina tiene mucha ventilación o es muy fría, cubran el recipiente tapado con un repasador [cubriendo la base también], y dejen reposar fuera de la heladera por 10-12 horas sin moverlo.

colando yogurtCuando lo abran, van a ver que el yogurt firme ya está hecho, y si no quieren hacer yogurt griego, simplemente llévenlo a la heladera por dos horas antes de consumir.

Pero, si son como yo y creen que no hay competencia para el griego, preparen un colador cubierto por un lienzo o gasa dobles, sobre una olla o bol. Vuelquen el yoghurt sobre el lienzo y ciérrenlo con cuidado con un piolín o banda elástica para que les quede una bolsa como en la foto [sin apretarla mucho!]. Al principio va a salir lo que parece yogurt bebible, pero en seguida va a ser con más suero.

colando yogurt en heladeraVan a tener que dejar que filtre por dos o tres horas, así que coloquen la bolsa en un vaso tipo minipimer, con la bolsa de yogurt colgando adentro, y aten los extremos alrededor del vaso para que se mantenga suspendido, como en la foto. Tengan en cuenta que van a salir al menos tres dedos de alto de suero, así que dejen la bolsa de yogurt más bien elevada en el recipiente.

Llevar a heladera y dejar filtrar 2-3 horas, según cuán denso lo quieran. Pasado ese tiempo tendrán que descartar el líquido y raspen bien el lienzo para sacar todo el yoghurt. Conservar en un frasco en la heladera, si pueden aguantarse!

pan oliva4- Pan casero

Para terminar los tips, va el equivalente al Cuco de la cocina: el pan. Mucha gente que cocina como los dioses le tiene terror a usar levadura, pero la verdad es que vengo a desmentir tales patrañas. Claro, hay panes dificilísimos con procesos de una semana entera, pero también hay masas básicas que sólo requieren 5-10 minutos netos de nuestra atención y nos dan grandes satisfacciones.

Piensen que por el módico precio de un sobrecito de levadura y una bolsa de harina pueden hacer pan por 3-4 semanas si no consumen tanto, e inclusive hacerlo y guardarlo en el freezer para tostadas. Tentador, ¿eh?

Para los no iniciados, acá tienen una masa de pan básico y amigable, que tiene éxito casi asegurado. O podrían preferir un pan árabe para guardar crudo en la heladera y recién hecho toda la semana. Y, de yapa, los bizcochitos de mate más rápidos del mundo que, además, ni levadura llevan.

Anuncios

Categorías:Frutas y frutos secos, Harinas, pastas y horneados, Hortalizas y hojas, Huevos, lacteos y tofu, Inclasificables

Etiquetado como:, , ,

3 respuestas »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: