budincitos calabaza y avellanas

EL BUDÍN DE CALABAZA SE VA DE FIESTA [DECORADO DE AVELLANAS]…

Todo empezó con dos lindas calabacitas que lograron refugiarse en el cajón de las verduras por una semana sin que me percatara de su existencia, y lo que asumo habrá sido un toque más de cafeína de la que mi cerebro podía procesar temprano.

Justo después de desayunar lancé las calabazas al horno -enteras y con cáscara- con total resolución, y me senté tranquilamente sin la menor idea de qué resultaría de todo esto. De hecho, corté, procesé, aplasté y asé sin una clara noción de cómo terminaría esta pequeña aventura [inclusive tuve, sin exagerar, una profunda meditación de como 5 minutos sobre moldes apropiados por esta incertidumbre].

El resultado: unos tiernísimos budincitos de calabaza rellenos de avellanas tostadas y con salsa de rúcula encima que impresionarían a cualquiera como entrada en una cena con amigos, o, como en este caso, servirían de inesperado principal para almorzar el finde. Un puntito más a favor de la cafeína, ¿eh?

Para los que creen que los budines ya pasaron de moda o no tienen más que ofrecernos, los invito a probarlo [pero no en casa, ya no quedaron ni rastros en los platos].

Budines de calabaza con avellanas y salsa de rúcula

Ingredientes – para 2 porciones de principal o 4 de entrada, dependiendo el tamaño del molde]

  • 1 calabaza grande o dos más bien chicas
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de queso crema
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 puñado abundante de avellanas enteras
  • 1 diente de ajo pelado
  • 1 puñado de rúcula fresca
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Preparación

asando calabaza budinPrender el horno a fuego medio-bajo y cocinar las calabazas, enteras y con cáscara, en una asadera. Dependiendo del tamaño, tardarán entre hora y hora y media si son chicas, o más cerca de dos si son más grandes. No se asusten si se quema la piel o sale jugo, simplemene rótenlas. Cuando estén bien tiernas [prueben con un tenedor, y la piel debería estar medio arrugada], retiren del horno y déjenlas enfriar un rato. Alternativamente, si quieren ahorrar tiempo, pueden cubetear la calabaza cruda y hervirla o hacerla al vapor, y sólo perderán un poc de intensidad de sabor.

Cuando la calabaza no esté tan caliente, córtenla, saquen las semillas y retiren la piel, que debería poder sacarse con la mano. preparacion budinVuelvan a prender el horno a temperatura media. Lleven la calabaza a un bol grande, y procesen bien con mini pimer, hasta que esté sin grumos. Agreguen los huevos, queso crema, polvo de hornear y sal y pimienta a gusto, y procesen de nuevo hasta que les quede una mezcla bien suave y homogénea.

moldes budincitos calabazaRocíen los moldes con spray vegetal [4 moldes de aprox 15cm de diámetro y 3-4cm de alto para plato principal, y 8 moldecitos de la misma altura pero máximo 10cm de diámetro para servir de entrada], y repartan la preparación en partes iguales entre los 4 u ocho moldes, según hayan elegido. Llevar al horno y cocinar unos 25 minutos [para moldes grandes – cerca de 15 para los más chicos], hasta que los bordes se vean caramelizados y la superficie se sienta bien firme. Retirar del horno para enfriar y dejarlo prendido.

pisando avellanas y ajoColocar las avellanas en una asadera, secas, y llevar al horno 10 minutos, hasta que empiecen a largar aroma a tostadas. Retirar y volcar en un mortero [o vaso de mini pimer] con el diente de ajo, una pizca de sal y un buen chorro de aceite, y procesar un poco hasta que queden desmenuzadas pero no picadas, como en la foto. Agregar un chorro más de aceite y mezclar.

rellenando budincito calabazaDesmoldar la mitad de los budines directo donde vayan a servirlos , primero despegando los bordes con un cuchillo y dando vuelta en golpe seco, y repartir 3/4 de las avellanas entre los budines, cubriendo la superficie. Tapar las avellanas con los budines restantes, como si fueran bizochuelos rellenos.

Agregar la rúcula al mortero, una pizca más de sal y bastante pimienta, y moler con las avellanas restantes y un poquito más de oliva si fuera necesario, hasta que las hojas estén marchitas. Probar sazón y decorar los budincitos con la preparación, de a cucharadas.

Servir tibios.

Si te gustó esta entrada, pueden interesarte:

sopa calabaza4No cualquier sopa de calabaza

 

 

 

ñoquis espinaca tomieÑoquis de espinaca

 

 

 

Anuncios

Categorías:Harinas, pastas y horneados, Hortalizas y hojas

Etiquetado como:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: